Consiste en aprovechar la energía del aire que nos rodea para generar agua caliente sanitaria y calefacción.

Es una fuente de energía gratuita, inagotable, renovable y respetuosa con el medio ambiente. Una instalación aerotérmica aprovecha la energía del aire exterior, la absorbe, la transforma y la transfiere al circuito de la vivienda para calentarla, climatizarla y producir agua caliente sanitaria. Se mejora y optimiza combinándola con diversos sistemas, como radiadores de baja temperatura, suelo radiante, fancoil…